Psicoterapia individual y de grupos, crecimiento personal, atención a adultos, niños, adolescentes y empresas e instituciones

Beneficios del Mindfulness para niños


mindfulness-para-ninos
Loading

Beneficios del Mindfulness para niños

En Psicología Puente estamos convencidos de la eficacia del Mindfulness en los adultos. Pero, ¿podemos aplicarlo a los niños? Los beneficios del mindfulness para niños pueden ser igual o mejores que en los adultos. Recordemos que son verdaderas esponjas y que estos hábitos adquiridos desde pequeños, los llevarán en su vida adulta.

Enseñando mindfulness a los niños, les estamos proporcionando herramientas para poder desarrollar y expresar sus experiencias internas y externas y conocer sus emociones y sentimientos. Serán seres con una inteligencia emocional más desarrollada.

Minduflness para niños en las escuelas

Muchas de los colegios y aulas infantiles de nuestro entorno incorporan en sus rutinas, técnicas de mindfulness. De hecho, en países como Reino Unido, Canadá, Holanda, Estados Unidos o Australia, incorporan el Minduflness dentro de sus planes docentes. El objetivo es iniciarse en esta técnica a partir de los 3 años, aprovechando la edad en el que el cerebro es más receptivo.

Principales Beneficios del Mindfulness para niños

Despertar la curiosidad

Potenciaremos su capacidad de asombro, su atención, fomentaremos como relacionarse con un mismo y su relación con los demás.

Potenciar la concentración

El mindfulness les enseña a focalizar la atención hacia determinados estímulos. Será un filtro que les ayude en un mundo lleno de estímulos y estimulantes lo que generará una mayor capacidad de concentración. De hecho, esta técnica se ha demostrado de gran eficacia en niños diagnosticados de TDAH

Mayor autocontrol

El mindfulness para niños les permitirá entender mejor sus emociones. Entenderán el origen de la rabia o la tristeza y tendrán más herramientas para poder canalizarlas. Este mayor autocontrol reduce las situaciones de agresividad o violencia.

Mejor gestión ante situaciones de estrés: el mindfulness le dotará de herramientas para un mejor gestión del estrés desde situaciones traumáticas como la separación de sus padres hasta la ansiedad generada por el periodo de exámenes.

3 normas básicas para iniciar a los niños en el mindfulness

Tener claro en qué consiste el mindfulness

Esta técnica se centra en la conciencia plena y en la autoaceptación, otorgando gran peso en el aquí y en el ahora. No existe una manera única para practicarla y deberás realizar aquellos ejercicios con los que el niño se sienta más cómodo y receptivo. No todos responden igual a un mismo estímulo. Ten paciencia.

¡Hazlo divertido!

No conviertas el mindfulness en una tarea más del día como hacer los deberes o acudir a extraescolares. Debe ser algo divertido, entenderlo como un juego en el que el niño disfrute mientras explora nuevas sensaciones. Procura hacerlo en un torno amigable y no solo recurrir al mindfulness para periodos de tensión

Ajustar su práctica a las necesidades del niño.

La edad y maduración del niño, afectará en la práctica del mindfulness. En todo momento deberemos plegarnos a sus necesidades. Pretender que un niño de 3 años realice mindfulness durante media hora puede ser muy ambicioso. Empeña con pequeños ejercicios de 5 o 10 minutos y ve ampliando la experiencia a medida que el niño demuestre interés.

Algunos ejemplos de Mindfulness para niños

Jugar al astronauta

Dale una fruta o cualquier otro objeto y pídele que lo describa con los 5 sentidos como si un astronauta se lo tuviese que explicar a un extraterrestre.  ¿Qué forma tiene? ¿Qué color tiene? ¿Es duro o blando? ¿Es suave, rugoso?

El parte meteorológico

Sentados y relajados preguntale al niño qué tiempo hace dentro de él. De esta forma relacionaremos los distintos estados de animo con el clima. Habrá tormenta si estamos enfadados, hará un día soleado si estamos contentos. De esta forma, aprenderá que los estados de ánimo, como el tiempo, cambian, pasan por sí mismos

El juego de la rana

Con esta técnica mejoraremos las técnicas de respiración. Haz que el niño, respire como una rana, es decir que se hinche su abdomen y se deshinche de forma pronunciada como una rana. Durante un rato, jugar a estar quietos como una rana concentrados en la respiración y evitando las distracciones de nuestro entorno.

admin

Sobre admin

  •  

Dejar un comentario